Educación para la sostenibilidad

Fragmentación del bosque por actividad agrícola (Follajes)

La agricultura, el mayor impacto negativo sobre nuestros BOSQUES

Una educación con una visión de sostenibilidad social, económica y ambiental, es definitivamente la solución de las problemáticas de la región.

La producción agropecuaria, es la actividad humana con mayores efectos negativos sobre nuestros bosques y recursos hídricos, primero por la deforestación que ocasiona el establecimiento cultivos extensivos, la utilización y explotación de las tierras en zonas que deberán ser de protección y conservación y la de contaminación del agua por el uso descontrolado de agroquímicos (nitratos, fosfatos y plaguicidas.

Lamentablemente la agricultura se extiende sin control, sin planes de manejo adecuado y sin tener en cuenta los beneficios eco sistémicos que ofrecen los bosques, especialmente el agua, para la viabilidad de los territorios. La agricultura, en términos de explotación, suple intereses meramente económicos sin pensar en las comunidades del presente y la vida de las futuras generaciones.

Los grandes y pequeños productores del país y del mundo, necesitan asumir la responsabilidad de mejorar la calidad ambiental para mejorar la calidad de vida de las comunidades.

Una agricultura con una visión de sostenibilidad social, económica y ambiental es definitivamente la solución para afrontar las problemáticas; un cambio de mentalidad que beneficie la vida de las personas y la sociedad, que también genere la seguridad alimentaria y recursos económicos de sustento de las familias y que además preserve los bienes que recibe de la naturaleza.

Definición de agricultura sostenible según la FAO

• La agricultura sostenible debe garantizar la seguridad alimentaria mundial y al mismo tiempo promover ecosistemas saludables y apoyar la gestión sostenible de la tierra, el agua y los recursos naturales.

• Para ser sostenible, la agricultura debe satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y futuras de sus productos y servicios, garantizando al mismo tiempo la rentabilidad, la salud del medio ambiente y la equidad social y económica.

• Para conseguir la transición global a la alimentación y la agricultura sostenibles, es imprescindible mejorar la protección ambiental, la resiliencia de los sistemas, y la eficiencia en el uso de los recursos.

• La agricultura sostenible requiere un sistema de gobernanza mundial que promueva la seguridad alimentaria en los regímenes y políticas comerciales, y que reexamine las políticas agrícolas para promover los mercados agrícolas locales y regionales.

Vivir de la tierra CUIDÁNDOLA

El cuestionamiento que sirve de motor para la construcción del qué hacer educativo de la fundación en todos sus niveles.

El cuestionamiento de ¿cómo vivir de la tierra cuidándola? sirvió a la Fundación de motor para la construcción de su vocación educativa, en busca de alternativas productivas y formas de hacer amigables con el ambiente. Además de la gestión ambiental en el territorio, la educación es el otro aporte importante a la conservación de la naturaleza, especialmente de los bosques de niebla y el agua.

La zona de intervención de la Fundación, está enmarcada por la falla geológica del Tequendama ; sus escarpes y paredes rocosas, que reciben el aire cálido del valle del río magdalena, hacen de la zona especial para el cultivo del café.

La producción de café, que entró inicialmente a Viotá y luego paso a Cachipay, Zipacón, la Mesa, San Antonio del Tequendama y el Colegio, se convirtió en el producto insignia de la economía de la región. Una caficultora sencilla entremezclada con cultivos de plátano, cítricos y algo de bosque, para sostenimiento de la familia.

Entre los años 1990 y 2000, hubo afectación de los cafetales por broca y muchos campesinos abandonaron sus cultivos, afectando con la falta de manejo, muchas de las fincas cafeteras de la región. En consecuencia, bajó considerablemente la oferta de café; ante la crisis cafetera por broca y adicionalmente por la baja del precio a nivel internacional, los campesinos y finqueros, optaron por buscar otras alternativas económicas, como los follajes y las flores exóticas. Con ello se inicia un acelerado deterioro ambiental.

El caficultor, a pesar de la propuesta de cultivos extensivos, había conservado parte del bosque y la belleza del paisaje del Ocaso, permanecía, mostrando su exuberancia y acogiendo a gran variedad de aves, que con el Camino Real, patrimonio cultural de Zipacón, marcaba su vocación turística.

Desde el año 1997, aparece el interés de complementar la flora de la Sabana, con hojas y follajes exóticos y empiezan la implementación de estos cultivos en Cachipay.

El aumento de estos cultivos de follajes, ha venido desplazando paulatinamente el cultivo de café y de alimentos, ya que son mucho más rentables, desde el punto de vista económico. A pesar de ser una opción económica y una oportunidad laboral importante, el impacto ambiental es grande, por los recursos que demanda para su explotación.

Los gobiernos municipales apoyan la producción de estos cultivos, y las instituciones no dictan disposiciones claras para controlar el uso de suelo, el avance de la frontera agrícola, las concesiones de agua y la viabilidad de los mismos, en términos socio ambientales.

Mientras la producción de follajes aumentaba, crecía la preocupación por la pérdida de bosque y el uso excesivo de agro químicos. Preguntando a los productores por esta forma de producción, mencionaban, en primera estancia, la urgencia de ingresos: “si me piden tumbar el bosque y sembrar follaje, lo hago” “tengo que vivir y hago en mi propiedad lo que necesito” “uso químicos para una mayor productividad y control de plagas y en enfermedades” “todo crece más rápido”, etc.

En ese marco, se crea la Fundación Étikaverde, con el objetivo de contribuir a la protección de la Naturaleza, especialmente del bosque y el agua en la región.

Cafetal, Finca El Albergue - Étikaverde

AGROECOLOGÍA, el camino a la SOSTENIBILIDAD

Formas de hacer que ayudan a entender la importancia de cuidar los recursos naturales y lograr el equilibrio entre el hombre y la naturaleza.

En busca de formas de hacer amigables con el ambiente, en respuesta de “como vivir de la tierra cuidándola”, encontramos en esta alternativa la posibilidad de ir hacia un producción sostenible y conectar a los productores de la zona a la conservación de la naturaleza, especialmente de los bosques de niebla y el agua.

Así, en sus años de investigación y práctica, la fundación ha venido desarrollando un modelo de producción ecológica y sostenible, encaminada a completar la propuesta agroecológica y ha entregado ese conocimiento a productores, instituciones educativas, interesados en el tema ambiental, amantes de la naturaleza, etc.

Con otras instituciones, ha ampliado la transmisión de este conocimiento obtenido a otras regiones, esperando contribuir cada vez más, al desarrollo sostenible de las zonas rurales de nuestro país.

Camino a esa la agroecología se visualizan tres niveles…..

Micro organismos NATIVOS DEL BOSQUE

Base tecnológica utilizada por la fundación Étikaverde en su proceso de investigación y práctica como herramienta educativa.

El modelo de agricultura orgánica que aporta la fundación, se fundamenta en tres técnicas básicas:

• Uso de Micro Organismos nativos

• Uso de materia orgánica (compostación)

• Uso de minerales (harina de rocas)

Estas técnicas contribuyen a la recuperación y mejoramiento del suelo donde se desarrollan los cultivos. También son utilizadas en procesos de bio remediación de ecosistemas y aguas contaminadas, manejo de residuos y olores, alimentación de animales y otros.

Camino a esa la agroecología se visualizan tres niveles…..

Estudiantes de la región Pacífico (Alianza Fondo Acción)

Conoce nuestra cartilla Camino a la agroecología

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

CAFICULTURA

Una CAFICULTURA ecológica, sostenible y certificada.

El cultivo de la zona que ha contribuido a validar la tecnología desarrollada por la fundación y la construcción de un modelo orgánico replicable en otros cultivos en diferentes zonas del país

El modelo de agricultura se ha afianzado y validado a través de los pequeños y medianos cafeteros de la zona que se han atrevido a hacer la conversión orgánica de sus cultivos, se han capacitado en la tecnología propuesta y han recibido asesoría de la Fundación. Su decisión e insistencia, nos ha permitido avanzar en procesos de certificación. La tecnología que enseñamos está bajo protocolos de certificación orgánica pero se acomoda también a otros cultivos y aquellos productores que no quieren certificarse, pero que nos ayudan a cumplir con nuestro objetivo educativo ambiental.